JUJUY AVANZA CON EL PROYECTO MST EN ZONAS SECAS

Posted on Posted in Noticias

Un grupo de evaluadores del proyecto Manejo Sostenible de Tierras (MST) en zonas secas del Noroeste Argentino, visitaron la provincia para realizar una valoración de medio término del mismo, iniciativa que cuenta con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), implementada por el Ministerio de Ambiente de Jujuy y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación (MAyDS), y financiada por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM).

El objetivo del viaje fue para tener elementos objetivos que permitan detectar cómo avanza el proyecto en el territorio, tanto en la implementación de las prácticas, el sistema de información geográfica, el trabajo con las comunidades, con las distintas comisiones municipales, en relación a la problemática de degradación de tierras y desertificación.

En este sentido, como Jujuy es una de las 8 provincias que está trabajando este proyecto y una de las tres que tiene sitio específico de intervención, entonces todo lo que se realice aquí sirve para replicar en otras regiones que cuentan con la geografía de la Puna, intercambiar experiencias, buenas prácticas e información.

El secretario de Desarrollo Sustentable del Ministerio de Ambiente de Jujuy, Antonio Alejo, valoró la visita como muy buena y sostuvo que “este proyecto generó una gran demanda de zonas locales y alrededores en la aplicación de cortinas forestales, composteras, lombricarios, uso de orgánicos en los cultivos, uso eficiente del agua y de cocinas eficientes, etc”.

“A su vez también –agregó- con una acción propia de nuestro Ministerio a través de la Dirección de Ordenamiento Ambiental del Territorio y de la Dirección de Manejo y Uso del Suelo, estamos ejecutando técnicas para evitar la desertificación, el mal uso del suelo, uso eficiente del agua con capacidad de generar buenos cultivos durante mucho tiempo, colaborando con otras zonas de puna, quebrada y valles, que nos convocan para seguir trabajando con esto”.

El secretario valoró a su vez la decisión de la Ministra María Inés Zigarán, quien permanentemente recalca la necesidad de trabajar articuladamente con otras instituciones y actores que permiten una mejor sinergia de trabajo y efectividad en el despliegue territorial. “La labor conjunta –dijo- con la Secretaría de Agricultura Familiar (SAF), el Instituto de Tecnología Agropecuaria (INTA), otras instituciones y las comunidades involucradas es clave para obtener de este proyecto piloto una acción productiva y que se sostenga en el tiempo”.

Giacomo Morelli, evaluador del proyecto, explicó a su turno: “estamos encontrándonos con los actores institucionales que forman parte de esta iniciativa, y sobre todo con los productores para ver si la misma realmente los está alcanzando y de qué manera”.

Morelli dijo además que “el fin de esto es proporcionar recomendaciones viables y aplicables para ponerlas en marcha con el objetivo de mejorar la puesta del proyecto y reforzarlo. En ese sentido visitamos La Quiaca, las comisiones municipales de Yavi, El Cóndor, Suripujio, La Intermedia y Quebraleña”.

La experiencia en Jujuy

Hugo Iza, Coordinador Nacional Proyecto PNUD, destacó que “la intervención de Jujuy es muy buena, logró articular en varios niveles institucionales, con los municipios, los productores y con el Ministerio de Ambiente de Nación, lo cual da una fortaleza significativa a esta acción en términos ambientales, sociales y productivos”.

“Ahora estamos evaluando las fortalezas, debilidades, qué cambiar y qué replicar del proyecto, sobre todo teniendo en cuenta que muchas de las acciones están empezando a formar parte de la política pública y se están repitiendo en otras áreas, lo cual es muy destacable”, sostuvo.

Y finalmente, luego de explicar que el proyecto dura hasta noviembre de 2019 y que el objetivo final es tener un marco institucional y técnico que permita revertir todos los procesos de degradación de tierras que conducen a la desertificación, concluyó diciendo: “casi el 60% del territorio del país tiene tierras secas y semiáridas, y toda esa superficie se ve sometida a procesos de degradación y desertificación, que es un problema ambiental severo, y a través de este proyecto Jujuy está abordando la problemática, trabajando en una región muy basta de la puna, con más de 200 productores, escuelas y municipios para alcanzar objetivos favorables”.